Referendos en Bolivia

Comparto un artículo de Pablo Antezana Quiroga. Fue publicado en el Suplemento Animal Político, La Razón, domingo 10 de julio 2016

Insumos para analizar la experiencia de los Referendos en Bolivia

Con el fin de profundizar la reflexión colectiva, el análisis crítico y el debate plural; el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) presentó en las pasadas semanas los libros Urnas y democracia directa. Balance del Referendo Constitucional 2016Democracia participativa y crisis política. Análisis de los resultados del Referéndum Revocatorio de Mandato Popular 2008, ambos escritos por los investigadores Fernando Mayorga y Benjamín Rodríguez en coordinación con dicha institución.

TSE presentará dos publicaciones sobre Democracia Directa y Democracia Participativa

Estas publicaciones constituyen valiosos aportes para la reflexión sobre el fortalecimiento y el ejercicio de las democracias en el país. Ambas analizan momentos cruciales de nuestra historia política en los que el voto de la ciudadanía decidió directamente sobre la propuesta de reforma parcial de la Constitución Política del Estado (CPE), en el primer caso, y encausó un momento de aguda crisis político institucional en el segundo, según los autores. El horizonte de ambas investigaciones está proyectado por la ampliación de la democracia como aspiración de todas y todos los bolivianos y, fundamentalmente, por la efectividad del voto para decidir de modo soberano asuntos cruciales de la vida política del país.

Urnas y democracia directa. Balance del Referendo Constitucional 2016

El primer libro de Mayorga y Rodríguez presenta un balance riguroso e informado de esta experiencia inédita en la democracia boliviana: el Referendo Constitucional 2016. Esta fue la primera ocasión en que las y los bolivianos decidimos directamente sobre la reforma parcial de la CPE que, en este caso, buscaba habilitar al Presidente y al Vicepresidente para que se postulen nuevamente en las elecciones de 2019.

De los varios tópicos que abordan los autores para evaluar el impacto del Referendo Constitucional 2016 en la calidad de la democracia y en las perspectivas del oficialismo, uno de los más significativos es el análisis de las articulaciones producidas ente los diferentes órganos de poder público que intervinieron en el proceso, ya que fue manifiesta su necesidad de coordinación y, asimismo, la importancia del rol ejercido por el OEP. En relación a este último punto, a decir de los autores, cabe destacar la regulación de las campañas y de la difusión de la propaganda electoral gubernamental que llevó adelante el OEP mediante la aprobación de un conjunto de reglamentos que alentaron la deliberación democrática y el debate como elementos centrales de la democracia participativa.

Asimismo, hacen un recuento íntegro de las  diferentes aristas y complejidades que se presentaron durante el proceso que, a momentos, evidentemente adquirió un acento plebiscitario debido al rol protagónico que tuvieron los titulares del poder ejecutivo en la campaña. Así, a tiempo de destacar la trascendencia política e histórica de la consulta en la perspectiva del fortalecimiento de las democracias en el país, la investigación se adentra en el desarrollo de las campañas por parte de quienes apoyaban la reforma constitucional y de quienes se oponían a la misma, e interpreta los resultados y sus consecuencias en el marco de una eventual recomposición del escenario político boliviano.

Otros aspectos que caben destacar, además del análisis del novedoso campo electoral que configuraron las redes sociales digitales, son los referidos a una supuesta re-polarización de la sociedad –situación que los autores parecen no magnificar como otros análisis– y el hecho de que los resultados no arrojaron ganadores ni perdedores absolutos. Esto último se plantea tomando en cuenta la fragmentación que exhiben las fuerzas de oposición en el país contrastada por la base sólida y unida que sería el sostén de los primeros mandatarios. En ese marco, quizás una de las lecciones más importantes que deja el referendo es que la voluntad de la ciudadanía que acudió a votar demanda una renovación política a gran escala en el sistema político con todos los desafíos que ello implica.

Democracia participativa y crisis política. Análisis de los resultados del Referéndum Revocatorio de Mandato Popular 2008

La investigación analiza a fondo la primera y única experiencia de revocatoria de mandato de autoridades políticas que tuvimos hasta el momento en el país. Aquel 10 de agosto de 2008, tal como señalan los autores, las y los bolivianos fuimos convocados a las urnas no como resultado de la implementación de una nueva institucionalidad democrática, sino para  zanjar en derecho la compleja crisis política que atravesaba el país y se expresaba en nuevas aspiraciones sobre el funcionamiento de la democracia.

De ese modo, siendo partícipe la ciudadanía de una nueva fase de ampliación democrática por medio del mecanismo del referendo, los actores en conflicto recuperaron parte de su legitimidad –aquellos que fueron ratificados en el cargo– y tuvieron que reconocerse como adversarios políticos legítimos de aquéllos que se les oponían a su mandato. Además, como se analiza en el libro, la votación de las y los bolivianos fue decisiva para avanzar posteriormente hacia la constitucionalización de la democracia directa y participativa por medio de la adopción de cuatro mecanismos para la deliberación y la toma de decisión que fueron incluidos en la Constitución Política del Estado: la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa –al igual que el reconocimiento pleno de la democracia comunitaria.

 

En ese marco, la lectura del libro permite comprobar una de las principales tesis del estudio: que la ruta del cambio en el país es un camino que se construye en base a movilizaciones en las calles, negociación política in extremis y una masiva participación en las urnas. Y, consecuentemente, esta sería la fórmula que permitió ampliar progresivamente la democracia, tanto en sus contenidos como en su ejercicio efectivo.

Así, este libro ofrece al lector un balance equilibrado y completo del “año que vivimos en peligro”, enfocándose en la dinámica compleja del sistema político, en el relacionamiento de los partidos políticos al interior del parlamento, en la conflictiva dinámica entre el gobierno central y las prefecturas gobernadas por líderes opositores y en la confluencia de estos factores en el marco del proceso constituyente que vivió el país.

Desde esa perspectiva, la lectura de esta investigación le permitirá al lector evaluar las consecuencias de los resultados electorales en la configuración del escenario político de aquel entonces y, por otra parte, permitirá comprender los efectos institucionales de la aplicación de la revocatoria de mandato en el marco de nuestra democracia. En ello radica la demodiversidad en ejercicio: en el esfuerzo por complementar la democracia representativa con los mecanismos de la democracia directa y participativa.

Sin duda, el análisis riguroso y debidamente fundamentado que Fernando Mayorga y Benjamín Rodríguez nos proponen en ambas investigaciones sobre la experiencia de los Referendos en Bolivia, será un aporte fundamental para la deliberación, ejercicio y fortalecimiento de las democracias en el país. Quedan, pues, todas y todos invitados a su lectura.

*Pablo Antezana Quiroga, investigador del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (SIFDE), dependiente del OEP

 

Gran aceptación de libros sobre democracia en el interior del país. Se vienen presentaciones en La Paz y Santa Cruz

 

También comparto el prólogo de  Urnas y democracia directa, escrito por Isidoro Cheresky. Fue publicado en Página Siete, domingo 10 de julio 2016

Este estudio ofrece un análisis riguroso, informado y reflexivo sobre el referendo efectuado el 21 de febrero de 2016. En él se detallan e interpretan los resultados en el nivel nacional así como en los departamentos y comunidades, y las consecuencias de los resultados en una eventual recomposición de la escena política.

La información e interpretaciones que nos ofrece la elaboración de Fernando Mayorga y Benjamín Rodríguez aporta significativamente al entendimiento de un gobierno que ha postulado una refundación nacional con trazos específicos, y que en consecuencia lo diferencian de otros que en América Latina aparecen asociados a una reconfiguración de las instituciones y la vida democrática.

Bolivia ha experimentado en la última década cambios significativos, cuyo paradigma en lo que hace a la concepción de la democracia es la de Estado Plurinacional y, en consecuencia, la articulación de tradiciones de legitimidad que remiten a la representación, la participación y la comunidad.

La decisión por referendo de la posibilidad de permanencia en el poder para las personas gobernantes pone en juego intereses y concepciones variadas, y las respuestas en diferentes países democráticos son distintas. Pero lo que tienen en común las diversas regulaciones es que requieren el pronunciamiento conclusivo de lo que los ciudadanos consideran razonable para preservar la democracia como régimen del bien común; y por cierto que los gobernantes no permanecen en el poder de por vida porque la figura del poder como un lugar ocupado solo transitoriamente por un individuo es lo que caracteriza a un régimen en el que el poder está depositado en un pueblo que delibera atravesado por la tensión entre sensibilidades y opiniones diversas y, en consecuencia, es fluctuante en sus decisiones, aunque se reconoce en los principios constitutivos y en su historia.

Como nos lo recuerdan Mayorga y Rodríguez, la Constitución boliviana alude a esa disociación en la práctica de la soberanía que “reside en el pueblo en forma directa y delegada”. Se habilita de este modo la posibilidad de una democracia de ejercicio, siendo que el acto electoral otorga una legitimidad de origen pero los actos de gobierno o las iniciativas provenientes de los individuos o actores colectivos nutren una deliberación continua que condiciona e incluso, en ciertas circunstancias, veta las decisiones ejecutivas o legislativas. El referendo, considerado en este contexto, es una expresión amplia de la reemergencia del depositario de la soberanía pues convoca a todos, los más activos e informados y aquellos más alejados de la vida pública.

TSE presentará dos publicaciones sobre Democracia Directa y Democracia Participativa

Los autores de esta obra presentan, entonces, una excelente ilustración del ejercicio democrático en Bolivia, con la convergencia que acarrean los temas de controversia sobre lo que era propio de la consulta, así como de los litigios permanentes de la política nacional.

Es cierto que ese referendo —como también se afirma en esta obra— fue adquiriendo un tono plebiscitario favorecido por la intervención de los titulares del Poder Ejecutivo en la campaña. Pero, aun teniendo en cuenta esta circunstancia, está por verse si el voto que ha limitado temporalmente el ejercicio del poder a la actual cúspide gobernante tiene implicancias para el resto de su actual mandato y para el futuro del oficialismo.

*Isidoro Cheresky , destacado politólogo argentino, autor de El nuevo rostro de la democracia, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2015.

El Nuevo Rostro De La Democracia, Isidoro Cheresky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s