JUANA AZURDUY Y LA MEMORIA RECUPERADA

Publicado en mi columna “Máscaras y Espejos”, La Razón, La Paz, 19 de julio 2015

Continuidad y ruptura. La continuidad de la ruptura. Esa fue la interpretación que deslizó Fernando Calderón a propósito del significado de la estatua de Juana Azurduy inaugurada la noche del miércoles en Buenos Aires. Lo mencionó en un diálogo que sostuvimos acerca del proceso político boliviano en una sala del Centro Cultural de Convenciones de la avenida Corrientes, un lugar de tertulia y arte donde se ofertan títeres de las figuras políticas, intelectuales y artistas como souvenirs progresistas. Un diálogo a dos voces organizado por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

MORALES

Esa noche simbólica y pletórica de simbolismo estuvimos con Fernando Calderón en la plazuela situada en la parte trasera de la Casa Rosada, en cuyos balcones se deslizaban -con paso marcial- cuatro soldados vestidos a la usanza republicana haciendo ondear banderas tricolores y albicelestes,  mientras en la plaza nos confundíamos bolivianos/as y argentinos/as, mantas y pancartas, bombos y zampoñas. En una chamarra distingo una frase nacionalista con toque psicoanalista, esa costumbre tan porteña: La Patria es el Otro. Y pienso en los “bolitas” que dejaron de ser la otredad antaño despreciada y se pasean orgullosos con sus banderas y sus camisas azules. Me acuerdo de las novelas de Bruno Morales “Bolivia construcciones” y “Grandeza boliviana” mientras una niña responde la certera pregunta que le hace Fernando Calderón: “¿y tú, de dónde eres?”. La niña de ojos negros y voz pausada: “Yo nací acá pero soy de Bolivia”. Y en ese instante las olas se mueven porque Evo y Cristina salen del palacio presidencial y las barras empiezan con el cántico: olé, olé, olé, Evo Evo Evo”, como cuando entran a la cancha los equipos de fútbol antes de que se entonen los himnos. Y entonces, la abuela de esa niña canta con voz estremecida el himno argentino mientras su mirada vuela a su terruño en la provincia Aroma de La Paz; y nosotros cantamos, como se dice, con fervor, cuando una grúa empieza a levantar la tela que cubre la estatua mientras también sube el volumen de la música que estremece la plaza a ritmo de t’inku ¨ y Juana Azurduy de Padilla, 18 metros y 25 toneladas, aparece delante de nos-otros: tiene una lanza en su mano, una wawa en la espalda y un proyecto en la mente, es una frase feliz que alguien susurra. Y los militantes de La Cámpora se funden con sus símiles de la Generación Evo. Y en una manta están  los rostros pintados del Che y de Evita, y abajo dice Túpac Amaru. Y algunos chicos disparan sus celulares para posar junto a unas caporalas que andan buscando el resto de su fraternidad.

La música estalla y la tela sigue subiendo hasta dejar plenamente descubierta la estatua y ese rostro de mujer valiente tiene la mirada fija en la Casa Rosada y su mano apunta al interior, al continente, a América Latina.

Y esa es la señal fundamental, el gesto pétreo decisivo porque Juana Azurduy de Padilla remplaza a Cristóbal Colón, cuya estatua ocupó ese lugar durante casi un siglo en una postura de espaldas a Buenos Aires y al continente, mirando el mar, añorando Europa, el añejo sueño de las viejas élites argentinas. El navegante genovés sustituido por la guerrillera altoperuana, ese es el profundo significado de este acontecimiento: la ruptura de la negación argentina de sus raíces latinoamericanas y la recuperación de la continuidad  de una historia común entre nuestros países después de 200 años, dice mi tocayo Calderón.

Resultado de imagen para inauguracion juana azurduy estatua 

La sutura de una herida, pienso. Esa noche aprendimos a nombrar de otra manera las cosas para que se refuerce y extienda este nuevo ciclo histórico que es –también, y sobre todo- memoria recuperada.

Anuncios

Un pensamiento en “JUANA AZURDUY Y LA MEMORIA RECUPERADA

  1. JAVIERTELLERIAVEGA dice:

    Fer, adjunto recien te envio el texto de la carta para la Corte Electoral. Ayer festeje como buen boliviano. Luego, con las correcciones del caso, me la firmas y la dejas para que pueda recogerla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s