El proceso y su contexto

                                          Publicado en La Razón, 28 de septiembre 2014

Se difunde un criterio erróneo sobre el proceso electoral boliviano.  Se dice que es aburrido e insípido. Este criterio se repite en el espacio mediático. Y es repetido por eventuales analistas desencantados por la ausencia de polarización política, aquella que en anteriores eventos electorales les permitía realizar sesudos análisis en blanco y negro, a favor y en contra, máscara contra cabellera. En realidad, el aburrimiento y la insipidez tiene que ver con los incisivos analistas –sobresalen los periodistas y los “dijei”-, no es culpa de los candidatos. Ellos tienen que adaptarse a las condiciones del contexto político que tienen como rasgo central el predominio de la reforma incremental y  la capacidad hegemónica del proyecto estatal.  Así que no hay razones para que aparezcan “grandes relatos”, ni “héroes”, ni “enemigos a muerte”.  El candidato oficialista lo dijo hace tres meses, algo impensable hace seis años: “campañas electorales sin ataques al adversario”. Y estos días subió la temperatura de la discusión porque dos candidatos opositores se acusaron de “robo de votos” y ser “funcionales al MAS”. Qué grave.

Por eso se aburren los analistas circunstanciales, por la carencia de material inflamable pese a los enormes esfuerzos de reporteros y locutores, de periodistas y comunicadores, para armar una agenda noticiosa con sangre, sudor y lágrimas. Sensacionalismo, pues. Logran su propósito con algunos asuntos, como la inseguridad ciudadana, que no pueden tener efectos en la orientación de preferencias electorales porque ese tema no se asienta en un clivaje, no expresa una contradicción social y, por eso, no se encarna en una fórmula electoral. ¿Acaso no se acuerdan que en los comicios de 2002 –el tema de la inseguridad no es novedoso-, un candidato de derecha pensó que obtendría respaldo en las urnas lanzando su propuesta de pena de muerte? El silencio sepultó esas palabras y nadie se acuerda cuántos votos obtuvo ese modernísimo político. Algo similar ocurre y ocurrirá actualmente con la pulp fiction viral, porque ese tipo de “guerra sucia” es  efímero y volátil

Con todo, los criterios negativos acerca de la ausencia de épica en la campaña electoral se repiten como cantaleta en el espacio mediático, sobre todo en radio y televisión (por cierto, titulé una de mis columnas: “Elecciones sin emociones”, pero no era queja), sin embargo, esas nociones no dominan la esfera  pública. Obviamente, aunque algunos analistas/periodistas se/las confunden, la esfera pública no se reduce al espacio mediático. La esfera pública tiene varias dimensiones de análisis, una de ellas es la opinión de los ciudadanos que es auscultada mediante encuestas, y en ellas predominan las miradas positivas por el presente y el futuro del país. Y las ofertas electorales de los partidos tienen que adecuarse a ese clima de opinión ciudadana aunque, obviamente, con sus matices y sus diferenciaciones, con críticas a la gestión gubernamental y planteando alternativas de política pública, pero sin cuestionar la médula del Estado Plurinacional: protagonismo estatal respecto al mercado y la inversión extranjera; articulación de actores, organizaciones y culturas indígenas, la democracia intercultural y el modelo de desarrollo, impulso a la industrizalización con criterios de sustentabilidad ambiental; mantenimiento o ampliación de la redistribución de excedentes económicos mediante bonos y políticas sociales dirigidas a reducir la pobreza; y descentralización mediante la implementación de las autonomías departamentales e indígenas.

En las elecciones de 2005 y en el revocatorio de 2008, los medios de comunicación masiva mostraban un panorama cercano a la catástrofe pero la gente actuó con certeza y racionalidad concentrando su votación para reducir la incertidumbre. Recuerdo a un par de corresponsales de guerra (sic) de cadenas televisivas internacionales preguntándome sobre los riesgos de disturbios y abriendo sus ojos claros ante mi respuesta frustrante: “el domingo no uses chaleco antibalas ni tomes clonazepan; aquí no habrá guerra civil, prepárate para un día de fiesta y paz”.  Las urnas ratificaron esa disyunción entre espacio mediático y opinión pública. Algo similar está sucediendo en la actualidad, pero por suerte sin bajos instintos, ni apocalipsis ya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s