Elecciones en octubre: tan lejos y tan cerca

Artículo publicado en La Razón, 23 de julio 2014

 

Hace meses, cuando las fuerzas de oposición empezaron a desplegar sus estrategias pre-electorales, existían dudas –y esperanza- sobre la pertinencia de sus acciones para la forja de un sistema de partidos como escenario político pluralista y competitivo. La demanda opositora de pluralismo competitivo era un reclamo sobre la calidad de la democracia, un necesario síntoma de vitalidad exigido por los detractores del “proceso de cambio”. Las elecciones de octubre aparecían como una oportunidad para alcanzar ese objetivo pese a que algunas voces insistían en la impugnación a la habilitación de Evo Morales como candidato y consideraban que la democracia estaba herida de muerte –autoritarismo y despotismo, sus síntomas- y su acta de defunción era la ausencia de “estado de derecho”. No obstante, las fuerzas opositoras ingresaron en la lid promoviendo alianzas e invocando unidad. Así desplegaron sus acciones los partidos de antigua data, como Movimiento Sin Miedo (1999) y Unidad Nacional (2003), o de reciente inscripción, como Movimiento Democrático Social. El desafío era romper su aislamiento geográfico y matizar su filiación ideológica para ampliar su capacidad de convocatoria electoral.

Este interés explica la creación del Frente Amplio que, inicialmente, sirvió para que el partido/candidato de UN se desplazara hacia una posición de centro-izquierda, aquella donde el MAS se siente como pez en el agua. Pero, más temprano que tarde, ese afán aparentemente ideológico se diluyó con la inclusión de otras fuerzas –como MNR- que mostraron el predominio de una racionalidad instrumental, es decir, mero cálculo electoral. El resultado final fue la suscripción de un acuerdo entre UN y MDS que tiene rasgos de coalición electoral convencional, ajena a la redefinición estratégica que planteaba el Frente Amplio concebido como “institución para la democracia”. Ese planteamiento apuntaba a superar las urgencias de la coyuntura electoral pero terminó sepultado con la disgregación del Frente Amplio. Nadie recuerda –ni sus promotores- la selección de candidato presidencial mediante una encuesta que fue presentada como expresión de “democratización”. La solución fue tradicional: acuerdo pragmático y definición cupular del binomio de Concertación Unidad Demócrata, la suma de UN y MDS.

Este acuerdo estuvo precedido del fracaso de una negociación entre MDS y MSM que pretendieron formar una coalición con base en acuerdos programáticos a pesar de su distancia ideológica; una apuesta sugerente que tenía posibilidades de desarrollo y afianzamiento después de la coyuntura electoral; posibilidades que reposaban en la renovación de liderazgos en ambos partidos y en un fortalecimiento incremental de su alianza hacia el año 2019. El desenlace ratificó el predominio de una mirada a corto plazo en las filas de MDS y el aislamiento regional –paceño- del MSM. Con todo, la mella en el MSM es menor porque es un partido con un lento pero constante crecimiento por penetración territorial y formación de cuadros, no obstante, primero deberá sobrevivir al desafío de competir con el MAS en un espacio –centroizquierda- ocupado por el partido de gobierno. Las otras fuerzas tienen desafíos de índole diferente. UN deberá resolver su dependencia de la figura y recursos de su jefe Samuel Doria y MDS deberá encontrar una fórmula institucional para, al mismo tiempo, formar una organización política que no sea un mero archipiélago de agrupaciones locales y apuntalar una alianza electoral que perdure después del 12 de octubre, caso contrario se limitará  a preservar los espacios regionales que conquistó –como Verdes, bajo el mando de Rubén Costas- en las elecciones subnacionales de 2010.

Estos avatares son secundarios respecto a la configuración general del escenario electoral porque se limitan las posibilidades de una recomposición del sistema de partidos que permita transitar de la (mera) competencia electoral a la (necesaria) competitividad política. Es decir, de un sistema de partido predominante a un esquema pluralista y multipartidista con posibilidades de interacción constructiva. Octubre está cerca y esa posibilidad se aleja una vez más. ¿A quién le echarán la culpa los críticos de la calidad de la democracia?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s